Aunque podemos hablar de medicina como un término propio, lo cierto es que hablar de esta materia implica hacer referencia a más de medio centenar de especialidades (clínicas, quirúrgicas y médico quirúrgicas) que dan sentido y valor al concepto.

Especialidades como la Traumatología, la Nefrología, la Neurología, la Oncología o la Pediatría que se ocupan de dar soluciones problemas concreto en un paciente determinado (en sexo y edad) y entre las que no siempre aparece valorada como debería la Medicina de Familia.

Más allá de ser el médico de toda la vida y de ser la figura que nos hace las recetas para esos medicamentos que debemos tomar con regularidad, el médico de familia es uno de los más importantes dentro del engranaje humano de un ambulatorio o de un hospital. Una especialista que se mueve en el departamento de Atención Primaria y que se convierte en pieza clave para aspirar a un sistema sanitario sostenible y efectivo en lo que a costes se refiere.

Hablar del médico general supone hablar del primer especialista que ve al paciente, un profesional con una visión tan global y profunda de la medicina que es capaz de identificar el problema con miras a darle solución (en los casos leves) o a derivarlo al especialista que toca (en patologías concretas o problemas mayores).

Aunque se tiende a pensar -de forma totalmente errónea- que el médico de familia es aquel que decidió no hacer una especialidad, lo cierto es que hablamos de un médico con una especialidad de cuatro años (la especialidad de Medicina de Familia), con conocimientos muy profundos en otras especialidades y con un tacto especial a nivel psicológico y social para con el paciente. Sí, por decirlo de algún modo, el médico de cabecera es de los pocos facultativos que sabe ponerse en el lugar del paciente. Por todo ello, y por mucho más, cuenta con una capacidad de comunicación y de empatía mayor a la que tienen el resto de especialistas.

Otro aspecto que convierte a la Medicina de Familia en una especialidad de peso es que, a diferencia de lo que sucede en las demás especialidades de la medicina que se centran en su ámbito concreto (es decir, un traumatólogo se centra en la traumatología a lo largo de sus años de residencia), el médico general rota por las diversas especialidades médicas durante sus años de médico residente y conoce la casuística de cada patología y de cada paciente.

Así, y tras haber pasado por todas y cada una de las especialidades médicas, el médico general es capaz de detectar (casi a la perfección) determinados problemas oncológicos, oftalmológicos, dermatológicos, endocrinos, etc de los pacientes que pasan por su consulta convirtiéndose -por tanto- en un primer filtro perfecto para el sistema y en una ayuda directa para el resto de especialistas.

Dicho de otro modo, y en palabras de la Academia Europea de Profesores de Medicina General “el médico de cabecera es capaz de solventar los problemas e incertidumbres de la gran mayoría de pacientes que acuden a Urgencias o a las unidades de Atención Primaria. Son médicos personales, responsables en primer lugar de prestar una atención integral y permanente a todos los individuos que solicitan atención médica, independientemente de su edad, sexo o enfermedad”.

Estamos ó teu servizo

Dispoñemos de diferentes especialidades que teñen por obxectivo cubrir as necesidades máis importantes en termos de saúde da poboación; centrándonos na calidade, proximidade e accesibilidade dos servizos.

hot clinic

 

Contacto

map Plaza de Ribadavia, 1 - 1º 36800 Redondela (Pontevedra)
map 886 111 975
604 032 699

 Número de Rexistro Sanitario: C-36-002732

Utilizamos cookies propias e de terceiros personalizala súa experiencia. Se segue navegando estará aceptando o seu uso. Gracias.
Máis información